domingo, 22 de enero de 2017

Fallo


Las grandes ideas tienden generar grandes resultados. Por supuesto, requieren una implementación acorde a la grandeza del resultado buscado.
La nuestra es una gran idea, implementada de manera magistral. No es común que un tipo común, un empleado de cualquier oficina, de cualquier lugar, descubra una de las aberraciones alimenticias más asquerosas de nuestro país. Para mejorar el resultado, el ejecutor de tal maniobra, no es otro que la mayor cadena de comidas rápidas del mundo.
Tomando rápidas acciones, ponemos a girar la maquinaria. No podemos confiar en terceros, por lo que mi cliente será el conejillo de indias. El tiene la tarea de comer cada mediodía esa porción de basura maliciosamente publicitada. Luego de una cantidad razonable y comprobable de comidas, sumado a las pruebas de tan sucia treta, seríamos el primer eslabón una cadena de demandas colectivas. Cadena de demandas lideradas por este servidor, por supuesto.
Los tickets se acumulan junto a las fotografías y a los informes de químicos. La fecha prevista para el inicio de las hostilidades está cerca, pero no contamos con el daño real producido a mi cliente. Infarto masivo. Un sueño trunco. Por la mañana dejo la carpeta en el archivo: “Grandes Ideas.”

2 comentarios:

Natalia Fiora dijo...

No tengo dudas de que así es...

Camilo Fernandez dijo...

Es muy probable Natalia... muuuuuuuuy probable. No se si todas terminen come esta historia, pero bue! Gracias por comentar!