sábado, 29 de mayo de 2010

Matador - Engaños

Abrí el diario esta mañana sabiendo lo que encontraría. Creo que nada puede competir con una mañana sentado en el sillón del living, el televisor prendido, una taza de café y las noticias del día anterior.

Aún no puedo entender por qué la gente compra el diario. Una horrorosa colección noticias viejas, tan tardías como poco interesantes y un espacio para la mentira, el engaño y la manipulación. Claro que a muchos le sirve el espacio de control mental. Yo no soy nadie y también me sirve.

Sosteniendo el periódico con una mano me metí una medialuna en la boca y la apuré con un buen tragó de café. Volví a la lectura, buscando una noticia en particular. Tuve que voltear dos páginas para encontrarla. Por lo visto, mi trabajo y la manipulación mediática ya ha calado hondo en la sociedad.

Llegué a sonreír, cuando el periodista explicaba como si lo hubiera presenciado, que el resistirse al asalto había resultado en la muerte de un desconocido comerciante. Siguen creyéndolo. Le metés un tiro a un tipo en una esquina. Le quitás la billetera y el reloj, resultado: nadie sospecha de sus acreedores ni de sus familiares, como en este caso.

2 comentarios:

Pampa dijo...

Estoy asombrado por tu capacidad de plasmar en relatos tan breves situaciones tan significativas. Te felicito

Camilo dijo...

Se agradece el comentario Pampa.
Para mi, el mayor honor es el causar algo en el lector. Lograr en pocas palabras dibujarle una situación, sentimiento o sensación... si me acerco a ello lo considero como un objetivo cumplido.
Te invito a leer un poco del resto de mis cuentos y a criticarlos.
Saludos,