martes, 21 de julio de 2009

La llamada

Entrecerró levemente los párpados, como para que el mundo se mueva en cámara rápida. La penumbra se iba colando por las rendijas de la puerta.

Se reclinó en el sofá. Tomó la pava, contempló su estado y como tantas otras veces se prometió comprar otra, sabiendo que jamás lo haría. Cebó un mate, sorbiendo de la bombilla con desgano. Tibio, como el abrazo de un pariente lejano; lavado, sin gusto.

Se paró con esfuerzo y avanzó tres pasos hasta la mesa del teléfono. Año tras año le costaba más darlos. El tiempo, las enfermedades y los reveses de la vida se habían encargado de menguar sus fuerzas. Descolgó el teléfono y comprobó el tono. Satisfecho volvió a colocar el tubo en su lugar.

Volvió al sillón a paso aún mas lento y se dejo caer con cuidado. Esperó paciente. La luz ya pertenecía al pasado. Dormitó por varios minutos hasta que, desorientado, volvió a levantarse. Avanzó a tientas hasta el interruptor con las manos temblorosas. Sus ojos volaron hasta el aparato, mudo sobre la mesita.

Tragó saliva y no hizo ningún intento por contener las lágrimas. Se alejó del teléfono, resignado. Sabía que nadie llamaría aunque siguiera esperando.

11 comentarios:

Yoni Bigud dijo...

Lo mejor sería eliminar el teléfono, porque con él se iría esa expectativa inútil. Y la tristeza seguiría siendo tristeza, pero más leve.

Un saludo.

Camilo dijo...

Yoni: Muerto el perro se acabó la rabia. Tal vez, pero la tristeza que genera la soledad y el abandono es más profunda y oscura. No por ser un cuento, una ficción, deja de tener una pincelada de dura realidad. Gracias por tu visita.

Julia dijo...

qué triste

Camilo dijo...

Julia: Tan triste como muchas historias que nos rodean.

E1000luz dijo...

Las veces que emos esperado esa llamada que no llega... pura tristeza, la verdad. Pero al fin y al cabo ,es otambei nes la vida, no?
Como siempre, muy bueno.-

BEsos.-

Camilo dijo...

Emi, la vida es dura, ni lo dudes. Muchas veces, incluso supera a la ficción. La idea es seguir adelante, no importa que tan dificil sea.
Gracias por dejar tu huella.

Gustavo Daniel Martínez dijo...

Yo llamaria a Telecom, seguro que el fono no funciona...

Camilo dijo...

Esa sería la mejor alternativa, Gus.

Anónimo dijo...

SOY FER. Triste realidad de muchas personas que conozco, otra herramienta que marca una presencia en la sociedad, una importancia que no es tal aunque suene.

Abrazo

Camilo dijo...

Cuantas personas pasan su vida junto al teléfono esperando "esa" llamada que nunca llega.
Y cuánto más tiempo pasa, más seguros están de que pronto llegará.
Tan duro como real.

Abrazo!

Anónimo dijo...

Sencillamente excelente! No me parece triste, si conmovedor... después de todo no pierde las esperanzas hasta muy entrada la noche, de que haya una llamada.
Soy Carmen, ya te he comentado varios cuentos y hoy aprovecho para contare que tengo un blog literario que me gustaría compartir. Sin compromiso, yo te sigo leyendo.
Carmen