lunes, 22 de junio de 2009

Metamorfosis

Descubriéndome solo en la cama, asalté la diagonal y me enredé en las sábanas. Inspiré hondo, al tiempo que mi cabeza encontraba el espacio perfecto en la almohada. Un sábado para disfrutar, solo. Timbre. Corto, dos veces. Una puñalada. Vistiendo un calzoncillo agujereado, corrí a la ventana. Moví la cortina unos dos milímetros. Hijos de puta. No les iba a dar el gusto. No me atraparían indefenso. “Voooy...” grité. Tenía pocos segundos. Corrí al dormitorio. Revolví los cajones y encontré una remera de Marilyn Manson y unos jeans destrozado. Perfecto. Me arrojé dentro del baño, tomé algo de gel y construí el peor desastre que pude con el poco pelo que me queda. Arrebaté las pinturas de mi esposa y me pinté los ojos de negro. Mucho negro. De inmediato, me tiré agua en la cara para producir un ligero efecto corrido. Ya sin aire, troté hasta el living busqué un CD de Manson y le di un buen giro al volumen. Con el último aire, abrí la puerta y pregunté: “Si, que quieren”. Los dos pobres Testigos de Jehová me miraron. Luego se miraron aturdidos y se alejaron sin mirar atrás. Según mi esposa, jamás volvieron.

14 comentarios:

Yoni Bigud dijo...

Muy bueno. Esta gente se busca ese tipo de cosas, y les pasa menos seguido de lo que se merecen.

Un saludo.

Camilo dijo...

jejeje... por suerte, Yoni, a mi no me pasó nunca, pero supongo que es bastante molesto que ciertos días donde una quiere desenchufarse, te caigan a "vender" alguna historia que no te interesa.
En este caso, la idea se me ocurrió al leer una anégdota (creo que en algún blog). De inmediato disparó la idea de cuento y este es el resultado.
Gracias por tu visita!

Mariano dijo...

Bueno, pasé por su otro blog pero ví que estaba esperando a un idiota. Le confieso que me dio no sé qué comentar.
Ahora vengo acá, y usted me recibe así, con esas fachas.
Así no se puede.

Por cierto, execelentes los cuentos.

Camilo dijo...

Mariano, tal como el nombre de tu blog lo indica:
"Es lo que hay"
Es todo lo que tengo para ofrecer mi amigo!
Que gusto escuchar que te gustaron los cuentos.
Bienvenido y espero que sigas leyendo el resto
Saludos

Mariano dijo...

Pasaremos más seguido, se lo garantizo. Eso sí, mi paso por el otro blog será en silencio, no sea cosa que decida cambiarle el nombre por "La espera terminó".

Abrazo.

Camilo dijo...

Jajaja! No se haga cargo mi amigo. La idea es que nunca llegue, y así seguir esperando.
Espero que sigas pasando, por este o por el otro. Y no tengas miedo de comentar que nadie te acusarà de nada.
Saludos!

Mariano dijo...

Quédese tranquilo que mi miedo no es la acusación. Pasa más por una preocupación personal de desnudar ese grado de estupidez que todos, en mayor o menor medida, llevamos dentro. Si no, mírelo a Marley.

Camilo dijo...

Cuanta verdad Mariano!
No hay nada mas acusador e irrefutable que nuestra propia estupidez.
Gracias por pasar y dejarse ver nuevamente por aquí.

Julia dijo...

Excelente! Una buena idea para llevarla en práctica. Claro que en mi caso lo del calzoncillo agujereado no sería una opción.
Saludos

Camilo dijo...

Jjajaja! Hace la prueba con el calzoncillo Julia, a lo mejor funciona mejor!

Scherezade dijo...

excelente!

Camilo dijo...

Gracias Scherezade, te invito a que sigas recorriendo este cuaderno de cuentos.

Santiago dijo...

Muy original, me ha gustado mucho. No me esperaba el giro final.
Un saludo Camilo, estamos en contacto,
S

pd: gracias por leerme el blog

Camilo dijo...

Gracias por tu comentario Santiago. Fue un gusto pasar por tu espacio.
En cuanto al giro, me alegro que te haya sorprendido. Era la idea ;)

Saludos