martes, 25 de marzo de 2008

Amanecer

Se levantó varias horas antes del alba. Con el termo y el mate como únicos compañeros, emprendió su recorrido. Con los vidrios bajos, respiró el embriagador perfume de pura hierba y bosta de animales. Recordó las cabalgatas con su padre en los tiempos de la alfalfa y el maíz. Antes de la vergüenza de perder la propiedad. Incontables sufrimientos y privaciones invertidas en recuperar esas doscientas hectáreas, apenas una fracción de lo que alguna vez tuviera su padre. Una oleada de esperanza lo alcanzó fugazmente cuando vio las vacas desfilar con tranquilidad, acompañado por el adormecedor sonido de las bombas del tambo. Sintió una punzada de culpa, pronto lo vendería. Con el monstruoso impuesto fijado por el gobierno, las ganancias con las que contaba para recuperar las tierras se esfumaban. Saludó a su gente, ellos respondieron con afectuosa sinceridad, ajenos a las amenazas. Volvió a la camioneta sonriendo al recordar que conducía una “todo-terreno”, la excusa elegida por el gobierno para calificarlos: “prósperos”. Encendió la radio mientras fumaba su primer cigarrillo del día. El amanecer se mostró, tímido. Asió el volante con fuerza y se preguntó cuantas vallas derribaría frente a la casa de gobierno antes de ser detenido.

10 comentarios:

Skylane dijo...

Me chocó el perfume de las hierbas con la bosta de animales, será porque ya hay tan pocos animales en el campo que no hay ni bosta? y el olor a hierbas es más agradable.
Por otro lado, esta bueno el reflejo de la actualidad, con las limitaciones de palabras.

Camilo dijo...

Gracias Sky, debo reconocer que extraño el perfume de hierbas y bosta de vaca. El solo pensarlo me tranporta...
Y si, una pequeña y limitada ficción en un marco de dura realidad.
Gracias por comentar y dejar tu huella.

Lolo dijo...

Hola,
A mí me pareció perfecta esa frase; el contraste del perfume de la hierba y la bosta de los animales, que sin embargo es un solo aroma.
Aunque me parece un poco confuso el final que se plantea. ¿Va a vender todo o va atacar la casa de gobierno? Creo que un relato tan corto, debería tener una sola idea central.

Camilo dijo...

Gracias Lolo por pasar y dejar tu comentario.
Lástima que te pareció confuso el final, no fue la intención en este cuento. Mi idea era abrir un sólo gran frente (idea central), que es la relación actual entre el gobierno y los "chacareros".
El resto de las pequeñas ramas, no eran más que pinceladas de las vivencias de un hombre de campo.
Gracias nuevamente por tu crítica.
Saludos!

Graciela L Arguello dijo...

Camilo me encantó que mostraras la contrapartida de la 4x4 a la que alude el gobierno. Ésta es la 4x4 del trabajo y de la frustración del que ve cómo le quitan lo que tanto amor, esfuerzo y trabajo cotidiano implica. Un abrazo Graciela

Nico dijo...

Como dijo Aurora Bernandez, vincular la literatura con la política tan evidentemente banaliza el arte, y eso es lo que te pasó a vos con este cuento. Es claro como el agua tu panfleto en apoyo al "campo" y eso no es literatura, al menos para mi concepción, porque está implícito de una manera muy burda tu posición política en contra del gobierno y a favor del sector agropecuario.


Nico.

Camilo dijo...

Nico:
Según alcancé a leer, Literatura, entre otras definiciones “se refiere a cualquier obra o texto escrito, aunque más específicamente al arte u oficio de escribir de carácter artístico y/o las teorías estudios de dichos textos.”
Según el Diccionario de uso español de María Moliner se designa Literatura al «arte que emplea como medio de expresión la palabra hablada o escrita».
En ningún lugar encontré que no pudiera contener ideas políticas, económicas o sociales. Pero me llamó poderosamente la atención tu postulado, ya que bajo ese precepto, cientos de miles de obras consideradas clásicos deberían ser “quemados en la hoguera” por contener ideas, críticas sociales o posturas.
Ahora, me dolería mucho tener que quemar una novela como “1984”, considerado un clásico de la literatura mundial sólo por contener una crítica al totalitarismo, a la tecnología; y que presenta un mundo imaginario conocido distropía (utopía negativa)…
Pero es posible que llegue a equivocarme porque no soy un literato. Es por eso, que no necesito respetar ninguna regla… porque no las conozco. Soy un espíritu libre… en este tema al menos.
Si te interesa saber sobre el origen del cuento, lo que hubiera sido la mejor manera de plantearme tu disgusto, podría haberte dicho que SI, se relaciona con el tema del campo, porque NO, no estoy de acuerdo con la manera de imponer ideas (?) de este gobierno… tal vez, porque el totalitarismo solo me gusta “observarlo” en una novela de George Orwell.
En cuanto a la postura del campo, apoyo el reclamo y no apruebo el paro para que quede claro. No apoyo el paro en ningún caso. Creo que todo puede resolverse por otros medios.
Si hablamos del origen inspirador del cuento, se trata de una mezcla de vivencias de gente conocida que sufrió mucho para mantener sus tierras y tuvo que entregarlas para salir de apuros… el resto, sólo un juego de palabras que surgió de mi (cansada) imaginación.
No tengo campo. No vivo del campo. Sólo me siento incómodo al estar inmerso en el totalitarismo…
Como le pasó a Winston Smith

Nico dijo...

Sería totalmente inaudito quemar 1984 o animal farm del magnánimo George Orwell, o brave new world de Huxley, o Farenhait 451 de Bradbury; sin ir más lejos Rodolfo Walsh, Gelman, Achaval, Tuñon, Cortázar, Borges. Cuántos grandes escritores han escrito soslayadamente cuentos o poemas reivindicando o criticando idiosincrasias políticas.
Pero como dije más arriba, lo hacen con sátiras, o métodos soslayables. Ya que citaste a Orwell, rebelión en la granja es una alegoría a la revolución rusa, pero la obra está interpretada por animales, en ningún momento hace mención directa a los nombres ilustrativos de tal fenómeno. Particularment e en Argentina, Julio Cortázar, un literato fervientemente antiperonista, ha escrito en sus comienzos cuentos criticando al gobierno popular; pero insistiendo con lo anterior, en ningún momento hace una alusión directa al oficialismo(Casa tomada, las ménades, las puertas del cielo. De ahí la famosa frase: "las marchas peronistas no me dejan escuchar a Béla Bartók"). Para no extenderme tanto, a lo que voy es que muchos han escrito so pretexto de discrepancias políticas o coyunturales, pero ninguno de las obras fue un panfleto, es decir una novela panfletaria, un poema panfletario o lo que sea. Pero por ejemplo, hubo sí un poema de Leónidas Lamborghini (no Osvaldo, pero grandes escritores los dos)que es puramente una loanza a evita y una manifestación de su amor hacia ella.
Bueno, ya está. Es un tema para discutir y disentir, y deliberarlo por acá no me satisface mucho.

adieu.

N.

Camilo dijo...

Gracias Nico por tu visita y por tu listado de clásicos, para cerrar la charla, me gustaría remarcar que no fue mi intención hacer un comentario subrepticio sobre mi opinión en este caso en particular.
No tengo por qué hacerlo, y por supuesto no lo hice.
Dejame pensar un poco y tal vez se me ocurra un cuento en contra del paro... o tal vez a favor de los principios fundamentales de Joseph Goebbels (muy aplicados hoy por cierto)...
Mientras tanto, te pido que recorras el resto de los cuentos, los que prometo que en ningún caso poseen opiniones directas sobre ningún tema candente... todas las críticas o preocupaciones del autor está moviéndose en las sombras.
Gracias por pasar, espero leerte nuevamente.
Saludos

Dayana dijo...

Nico:

En pintura, sobre todo en las vanguardias del siglo XX las opiniones políticas eran muy fuertes, tanto es así que los futuristas eran fascistas y estaban chochos de la vida con eso.

Y está el Facundo de Sarmiento por el lado de la literatura, que se despacha con nombre y apellido contra los que cortaban el bacalao en aquella época.

Entonces hay dos cuestiones acá:

1- Que A VOS no te guste leer textos tan "literales", por llamarlos de alguna manera, es una cuestión. Es válido eso y está muy bien si decís que no te gusta... de ahí a pretender definir qué es arte o que no lo es me parece que estás equivocando la huella.

2- Que tengas una imagen del arte demasiado ensalzada cuando arte no se mucho mas (ni mucho menos) que el meadero de Duchamp.
Toda manifestación artística es experimentación y creción con cualquier recurso, todos son válidos, todo se incorpora se mezcla, se bate y se remueve para producir belleza o lo que el artista quiera producir con su obra. Sin embargo, la obra se completa con un otro que la percibe e intrerpreta, por lo tanto que bajo tu mirada esta obra en particular sea inválida no significa que para mi sea igual. De hecho, a mi me gustó mucho.

Para finalizar, diría que es mejor evitar las generalizaciones, suelen hacer quedar a la gente como estúpida.

Saludos