domingo, 20 de enero de 2008

Oscuro

El Centro Comercial se sumió en la penumbra. Luego, oscuridad total. No comprendía. En un momento realizaba compras navideñas y de pronto, la nada lo alcanzó. “¿El corte será en toda la ciudad?” Se preguntó desconcertado. Intentó forzar la vista pero sin resultados. De inmediato recordó las bolsas que traía en sus manos. Casi terminaba de comprar los regalos. ¿Dónde estaban? Le había tomado más de un mes preparar la lista, revisando con cuidado las alternativas. No podía fallar. El futuro de su matrimonio estaba en juego. ¡La bolsa! Trató de mover sus manos pero las sintió pesadas, como si estuviera sumergido en una pileta de aceite. Percibía los movimientos, pero no podía sentir contactos sobre su piel. Sólo un suave hormigueo. Desahuciado, se concentró en escuchar. Necesitaba averiguar que ocurría. Sólo un lejano eco llegaba a sus oídos. Voces. Tan lejanas como incomprensibles. ¿Que estaba pasando? No podía demorarse. Su esposa lo esperaba. El negro manto seguía impenetrable. ¿Estaban abiertos o cerrados sus ojos? Justo antes de introducirlo en la bolsa negra, los paramédicos tuvieron que forzar sus manos. Una para quitarle las bolsas de regalos, la otra para separarlo de la defectuosa estantería que lo había electrocutado.

9 comentarios:

Tapi dijo...

Muy lindo el cuento y felicitaciones por el nuevo espacio!!

Tapi dijo...

Porque solo permite comentarios como usuario de Bloger??

Camilo dijo...

Ooopsss!!!
Listo el tema de los comentarios. Parece que ahora viene por defecto este modo en los comentarios.
Ya lo modifiqué!

Gracias por el primer comentario. Bienvenido a mi nuevo cuaderno de cuentos breves.

Dayana dijo...

un poco tarde pero pasé, leí y dejo saludos :)

Muy buenos los cuentos (Pablo va a ser columnista oficial?).

Camilo dijo...

Gracias Dayana por tu comentario!
Me alegro que te gusten los cuentos. Pablo es el primero de un "grupo selecto" de columnistas que espero se prendan en este proyecto.
Algo que me enseñaron que cuando vos no sabés, tenés que rodearte de gente que sabe ;)
Vamos a ver como sigue.
Te esperamos pronto de regreso!

amaliovilla.com dijo...

Sorpresivo final. Excelente.

Igual desconfío de los números, pero sucumbo ante las pruebas.

Camilo dijo...

Gracias por tu comentario Amalio, sobre todo porque aún desconfiando de los números me diste una oportunidad.
Un abrazo!

Vill Gates dijo...

La bolsa negra...
Creo que la impresión que nos causa verla en las películas y series es la que nos da inspiración...
Muy bueno.

Camilo dijo...

Es verdad, Vill. Es un símbolo que nos aterra desde chicos, gracias a la TV.
Gracias por tu comentario.
Saludos.